Un giro dentro del guión de El Corte Inglés

El presidente del grupo “Gran aficionado al cine”, se encuentra liderando cambios de negocio y gestión, para modernizar las estructuras del grupo, mientras lidera la apuesta por los nuevos negocios, poco directivos son tan celosos de su intimidad como el presidente de El Corte Inglés, los que le conocen apenas pueden comentar que es una persona familiar, afable y con una afición que sobresale por encima del resto de las personas: es un gran apasionado por el cine; pues bien si el papel que ha desempeñado Dimas Gimeno a lo largo de sus 3 años al frente de la cadena contará con un símil cinéfilo, este sería un completo giro de guión, debido a que el directivo se encuentra liderando una renovación que alcanza tanto al modelo de negocio como a las estructuras del grupo.

Dimas nació en Madrid en el año 1975, es casado y tiene 3 hijos, estudió derecho en la Universidad San Pablo CEU y posee un máster en Derecho Privado por esa universidad además de un MBA otorgado por la institución IESE; ha desarrollado toda su carrera en el Corte Inglés, lugar donde trabajó como vendedor de camisas mientras estudiaba, luego fue nombrado presidente durante el año 2014 tras el fallecimiento de su tío Isidoro Álvarez. Dimas Gimeno es un hombre forjado en El Corte Inglés, donde vendía artículos varios mientras estudiaba derecho en la Universidad San Pablo CEU, una vez completada su formación, se incorporó al personal directivo durante el año 2000 a los servicios centrales de la empresa, para así más tarde ser artífice del lanzamiento de la filial de Portugal, donde dirigió el  centro de Oporto, para luego en el año 2008 volver a Madrid para trabajar en varias áreas y así incorporarse en la dirección de ventas.

Actualmente el presidente del El Corte Inglés ha tomado decisiones de calado desde que asumió su cargo en el año 2014, la empresa ha desarrollado un proceso importante de reducción de deuda, que ha logrado disminuir en un 20% hasta los 4.000 millones de euros, además, en el frente comercial, ha puesto en marcha un gran plan para mejorar la rentabilidad del negocio, lo que le ha llevado a poner en revisión la estrategia a seguir con filiales menos rentables, como es el caso de Hipercor.

A su vez Gimeno también ha impulsado el posicionamiento de sus centros como destino para el turismo de compras, además ha acelerado en los últimos años su apuesta por el ámbito gastronómico, lo que ha elevado a 400 el número de espacios dedicados a ella en sus centros, el resultado es que la restauración supone ya casi el 5% de la facturación de los grandes almacenes. Otra de sus prioridades es el impulso de la transformación digital de El Corte Inglés, el cual cuenta con la tarjeta de fidelidad con más usuarios en España, esta línea se encuadra el crédito de 116 millones concedidos por el BEI el año pasado, destinado a renovar sus sistemas y tecnologías digitales para así crear una plataforma de ventas multicanal, algo parecido a un big data.